El amor y los negocios familiares.

Un titulo sugerente y posiblemente polémico. El vínculo fundamental de la familia es el amor. El vínculo fundamental de los negocios es el capital. Las empresas familiares tienen entonces el reto adicional a las empresas profesionales, de lograr desarrollar con éxito la unión de dos mundos. El de los afectos y el de los efectos.

Por un lado el tema de las relaciones, significados y legados, cuya base emerge de lo más profundo del ser humano: el amor, y por otro la necesidad de preservar la viabilidad del negocio, de tener éxito en la función de la gestión ejecutiva para entonces así, lograr que los negocios familiares pasen la prueba del tiempo y que la siguiente generación pueda seguir haciendo prosperar los negocios, mientras se mantiene unida.

¿Cuál es el valor financiero para la empresa familiar de una afectación importante o incluso ruptura de la relación familiar de sus miembros? ¿Existirá acaso una cifra de éxito económico que justifique dichos desafectos?

Evitar el dilema mencionado, invita y obliga a trabajar en el proceso de lograr la armonía familiar, el éxito empresarial y un esquema de gobierno corporativo, que logre balance y provea apoyo a las complejidades existentes en  toda familia en sus relaciones afectivas internas, en las relaciones de sus miembros con el poder y el capital y con la identificación, desarrollo y consolidación del liderazgo empresarial, que apalancándose en los valores familiares se integre con el sistema de valores de la gerencia profesional y los colaboradores que no son familia, pero que son mayoría y realizan las funciones propias del negocio o negocios.

Si a eso le sumamos los casos cuyo contexto define una situación donde la familia crece a un ritmo superior al de los negocios mismos, sin el trabajo coordinado que permita integrar sana y profesionalmente el circulo familiar, el empresarial y el de gobierno empresarial, se hace cuesta arriba mantener los equilibrios necesarios para la estabilidad del sistema todo. 

Este complejo proceso, amerita una combinación de competencia profesional con un elevado desarrollo de la consciencia personal, para poder actuar como bisagra de dos mundos complementarios pero distintos en sus raíces, motivaciones, necesidades y expectativas.

A las complejidades de mercados cada vez más exigentes, cambios tecnológicos sin precedentes, crecientes presiones legales y competencia por acceso a fuentes de financiamiento, se suma la integración de la cultura familiar y la empresarial, la identificación del sistema de valores afines y comunes a ambos mundos, con el llamado por el desarrollo del liderazgo profundo y trascendente que compagine los esfuerzos en las definiciones estratégicas con los llamados de la familia y el manejo de las tensiones asociadas a los temas de poder y acumulación de capital.

Es precisamente en este retador panorama que brillan las empresas familiares como motor económico clave en el desarrollo de las sociedades y, me atrevo a sugerir, como el punto de encuentro de esos dos mundos: el que abarca el poder del  amor y el que limita la búsqueda de poder.

 

Author:
Consultor internacional y escritor (venezolano, español). Agente de transformación de las organizaciones y sus lideres. Especialista en los procesos de integración cultura y estrategia, profesionalización de empresas familiares y “Turn-Arond” de negocios en crisis. Facilitador y Certificador de Barrett Values Centre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *